CAMBIO AUTOMÁTICO O CAMBIO ROBOTIZADO?

El cambio automático y el cambio robotizado son dos tipos de transmisiones utilizadas en los vehículos, pero presentan algunas diferencias significativas en la forma que funcionan y operan.

Cambio automático

Una transmisión automática es un tipo de transmisión que cambia de marcha automáticamente sin intervención directa del conductor. Está diseñada para que la conducción sea más cómoda y menos exigente.

El cambio automático utiliza; 

  • Convertidor de par: En las transmisiones automáticas convencionales se utiliza un convertidor de par hidráulico, que consta de dos turbinas sumergidas en aceite y conectadas entre sí. Este convertidor permite una aceleración suave y gradual sin necesidad de utilizar un embrague.
  • Bomba de aceite: La transmisión automática utiliza una bomba de aceite para gestionar la presión del aceite dentro del convertidor de par, que a su vez controla la activación de las marchas.

Este sistema ofrece una experiencia de conducción suave y sin interrupciones.

Cambio robotizado

Un cambio robotizad, también conocida como cambio secuencial o cambio automática pilotado electrónicamente, es un tipo de cambio que utiliza un sistema electrónico para gestionar los cambios de marcha similar a una transmisión manual, pero sin pedal de embrague. Este tipo de transmisión también permite al conductor seleccionar las marchas manualmente, mediante palancas o botones, o la selección puede ser totalmente automática en modo «DRIVE«.

El cambio robotizado utiliza:

  • Embrague, actuardor electrico, hidraulico o electrohidraulico: en las cajas de cambios robotizadas, se utilizan embragues o actuadores eléctricos, hidráulicos o electrohidraulicos para conectar y desconectar las marchas. Estos componentes se encargan de cambiar de marcha y gestionar la transmisión de potencia del motor a las ruedas.
  • Unidad de control/sistema electrónico: las cajas de cambios robotizadas dependen de una unidad de control que supervisa constantemente los parámetros de conducción, decide cuándo cambiar de marcha y controla la acción de los embragues o actuadores para realizar el cambio.

En conclusión, a nivel técnico lo que el conductor percibe como diferente en la conducción es el tipo de cambio de marchas y la experiencia de conducción, conservando la posibilidad de disponer de un cambio de marchas automatizado. De hecho, los convertidores o actuadores eléctricos, junto con los acoplamientos mecánicos internos, garantizan el funcionamiento automático de las marchas, con la posibilidad, según el tipo de caja de cambios, de utilizar la función manual, a través de las palancas y/o botones antes mencionados.

Utilizamos cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio. Para saber más y comprender las cookies utilizadas en el sitio, acceda a la Cookie Policy. Si continúa navegando por este sitio, acepta el uso de cookies.